miércoles, 21 de diciembre de 2016

Miguel de la Quadra Salcedo y la Ruta Quetzal


En el año 1979, el rey Juan Carlos I de España hizo una petición para que se creara un proyecto de educación e intercambio cultural entre jóvenes de varios países. Miguel de la Quadra Salcedo fue el el encargado de fundar lo que ahora se conoce como Ruta BBVA, por su patrocinador, el banco BBVA. Esta era la petición del rey, la cual, eta ruta pasó a llamarse Aventura 92, y Ruta Quetzal.

En primer lugar, para participar en esta ruta se tienen que cumplir unos requisitos: tener un nivel medio de español hablado y escrito, tener entre 18 y 19 años antes del inicio de la expedición, y por último, tener la nacionalidad de algunos de los países invitados, entre ellos, España, Argentina, Ecuador, Estados Unidos, Uruguay, Venezuela, Portugal, en total unos 23 países.

En esta ruta lo importante es aprender, pero aprender sobre cultura e historia, dos ámbitos muy importantes, pero sobre todo esenciales, para que un joven de 18 años aprenda sobre la vida y sobre qué hay más allá de lo que se ve y se conoce a raíz de la educación que recibimos y de los medios.
Para ello, se lleva a cabo un programa educativo a través de una expedición que se divide en dos rutas diferentes, una americana, y otra española.




Este programa educativo llevado en el que colabora la Universidad Complutense de Madrid, crea un vínculo entre los jóvenes que participan en la expedición con indígenas, artesanos y personalidades importantes procedentes de los lugares que visitan durante la expedición.

Talleres musicales, educativos, actividades deportivas y mucho más se lleva a cabo en la ruta Quetzal, fundada por Miguel de la Quadra Salcedo, y comandada por Jesús Luna Torres.

Aventura 92 era el nombre que se le dio al principio a esta ruta, fue declarado de Interés Universal por la Unesco, además formó parte de una de las últimas iniciativas profesionales de Miguel, uno de los periodistas, aventureros y atletas más importantes de nuestro país.

Son demasiados los adjetivos que pueden definir al creador de esta ruta educativa que ha pasado a formar parte de la historia de España.

Vasco - navarro, madrileño, periodista, corresponsal, reportero, entrevistador, aventurero, geógrafo, deportista, atleta, olímpico, educador, formador, divulgador, viajero, editor, promotor, escritor, fundador, historiador, científico, maestro de periodistas.




Esto y más es lo que define a Miguel de la Quadra Salcedo, nacido el 30 de abril del año 1932 en Madrid, y fallecido este mismo año, el 20 de mayo del 2016 a la edad de 84 años.

Fue uno de los hijos primogénitos de matrimonio formado por Estanisalo de la Quadra Salcedo y Arrieta Mascarúa, y María Gayarre y Galbete.

Este gran periodista y atleta español, entre otras cosas, estudió la carrera de perito agrícola, aunque destacó más como fundador, periodista y atleta. Su carrera es espectacular, no hay hombre más formado y culto que Miguel. Muchos lo recuerdan por ser un maestro y educador, pero sobre todo también, por lo aventurero y lo divertido que era, siempre bromista y cariñoso.

Qué mejor que poder describir quién y como era Miguel de la Quadra Salcedo, que a través de las palabras de la gente que ha convivido con él, no solo como profesionales y alumnos, sino también como amigos de este gran personaje, porque con sus palabras, nos enseñan que detrás de este periodista, hay mucho más.

La Ruta Quetzal significaba para Miguel el poder mostrar al mundo los conocimientos de otras culturas, difundir el conocimiento de los pueblos. En la vida de este notable, no existían ni límites ni fronteras, solo con leer su biografía ya se puede intuir que de la Quadra Salcedo ha sido, es y será uno de los personajes más polifacéticos y cultos de nuestro país.

Miguel ha logrado que en muchos periodistas surja la necesidad de saber y de colaborar con todas las culturas y con la gente que se va conociendo gracias a esta ruta. No solo educa, como he dicho anteriormente, sino que te llena de humanidad y de querer saber y hacer más por y para la gente. 

Muchos hablaban de Miguel como padre y maestro de periodistas, porque gracias a él muchos aprendieron grandes cosas que no solo les serviría para su futuro como profesionales, sino para tenerlo presente a lo largo de su vida. Este gran periodista y atleta, hizo que esta ruta no solo fuera un viaje, sino que se convirtiera en una ruta educativa que te llenaba de saber y de cultura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada